Yumiko Otani entrevista a Adolfo Sánchez, presidente de la almazara Sierra de Génave

España atraviesa una situación excepcional tras decretarse el estado de alarma por el coronavirus con limitaciones de actividad laboral, escolar, así como de las salidas a la calle.

Si bien los profesionales sanitarios son los que están en primera línea, no hay que olvidar que hay otros “héroes” que siguen desarrollando su actividad laboral, como son los trabajadores del sector agroalimentario, que siguen con su actividad diaria para garantizar el abastecimiento de productos a la sociedad.

Todo el equipo de nuestra entidad de certificación, CAAE, sigue trabajando desde casa velando por la calidad de productos de nuestros operadores.

Para hablar de esta y otras cuestiones, he realizado una entrevista a Adolfo Sánchez Lozano, presidente de la almazara Sierra de Génave, ubicada en la provincia de Jaén, en Andalucía. Me hubiera encantado ir allí para poder trasmitir lo bonito y especial que es la almazara y su entorno, pero dadas las circunstancias, esta conversación ha tenido que ser por vía telefónica.

Adolfo, háblenos un poco de Sierra de Génave. Están ubicados en un entorno único ¿qué es lo que caracteriza a la zona y qué aporta para la producción ecológica.

Génave es un pequeño municipio de la provincia de Jaén, situado al Norte de la comarca de la Sierra de Segura. El municipio forma parte del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, el espacio protegido más grande de España, cuyas características ambientales le han valido el reconocimiento de Reserva de la Biosfera.

Nuestro paisaje lo configura un amplio valle de laderas asimétricas y relieves alomados coronados por el Picarzo, de 1.296 metros de altura. Por nuestro término discurre el río Herreros y algunos arroyos como el Culebras y el Cambrón.

Aparte del núcleo principal de población, en el término de Génave también se encuentran las diferentes aldeas (donde existe incluso un yacimiento arqueológico de dinosaurios, entre otros atractivos).

El principal recurso de esta comarca es la producción de aceite de oliva de gran calidad y Génave destaca por ser pionera en el cultivo del olivar ecológico.

La variedad dominante en la zona de producción es la Picual, que constituye el 97% de los olivares de la zona. Los árboles son muy vigorosos, con ramos algo cortos y con tendencia a producir ramificaciones en brindillas. Sus frutos, de 2,5 a 3,5 gramos, tienen un rendimiento en aceite del 21 al 25%. Es una variedad con buena resistencia a las enfermedades criptogámicas, siendo muy resistentes a las bajas temperaturas.

¿Qué les motivó a apostar por la producción ecológica? ¿Cuánto tiempo llevan?

Sierra de Génave lleva 30 años en la producción ecológica en la que somos pioneros. 
Lo que aporta es dar un valor añadido a los productos, a la vez que respeta el medio ambiente y ofrece productos sanos a los consumidores.

Hemos optado la producción ecológica por ser un sistema de producción que no utiliza sustancias químicas, como pesticidas, fertilizantes de síntesis y aditivos.

De este modo se obtienen alimentos naturales, saludables, de máxima calidad y con todas sus propiedades nutritivas.  A la vez, minimizamos los efectos negativos sobre el medio ambiente y nos unimos a la creciente conciencia social de respeto al entorno, contribuyendo a aumentar la sostentabilidad del sistema agroalimentario.

Háblenos de sus productos ecológicos. ¿Cuáles son sus características distintivas?

La Picual tiene sabor afrutado, intenso, con un alto contenido de antioxidante, con carácter de la Sierra. Desde el inicio de la producción ecológica obtuvimos el sello de la Denominación de Origen Sierra de Segura.

Del fruto sano y fresco, en su punto óptimo de maduración, se extraen los aceites de Sierra de Génave. Jugos de extraordinaria calidad, con plenitud de sabor, aroma y cualidades. La salud y el sabor nacen en el corazón del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas que tiene todas las características para tener un aceite de calidad de lujo.

El aceite bajo cultivo ecológico Sierra de Génave es necesariamente Virgen Extra, sin aditivos ni conservantes, con unas características químicas irreprochables, siempre de extracción en frío, de color amarillo verdoso y con un olor y sabor frutado, fresco y aromático que lo hacen merecedor del distintivo Calidad Certificada concedido a los Alimentos Andaluces de Calidad.

¿Qué proyectos tienen a corto plazo?

Seguir evolucionando en la producción ecológica y, además, estamos metidos en el tema del turismo rural, oleo-turismo. Ya hemos obtenido los certificados de IFS y BRC de seguridad alimentaria.

Estamos en Jaén, primera productora mundial de aceite de oliva, que ofrece al visitante el mejor escenario para la práctica del oleo-turismo, a través de una variada oferta relacionada con el olivar y el aceite: museos, almazaras, restaurantes especializados, alojamientos rurales, degustaciones y catas de aceite, etc. A través de esta iniciativa, damos a conocer in situ el proceso de producción del aceite: desde el cultivo del olivar, pasando por la recogida de la aceituna en el campo, hasta llegar a su extracción y envasado en la almazara. Un recorrido por múltiples posibilidades que hacen del oleo-turismo una experiencia única. Está abierto a todos públicos y hemos recibido visitantes de: Japón, China, Italia, Alemania, EE. UU, etc.

¿Están pensando en introducir sus productos en el mercado japonés? 

Ya tenemos algunos clientes, pero queremos seguir introduciendo nuestros productos que se llama “Oro de Génave” Son clientes muy exigentes, pero muy fieles una vez conocen la calidad de los productos. Así llevamos unos 20 años en Japón. Para Japón tenemos envasado en lata para cosmética y envase de 250 y 500 ml.

¿Qué aporta el sello CAAE como valor añadido a sus productos?

Una entidad de certificación, pionera como nosotros, aporta garantía hacia los consumidores en producción ecológica. El sello CAAE está muy reconocido mundialmente y es una ayuda para vender nuestros productos.

 

Enlace a la entrevista publicada en Organic Press.