LOS FERTILIZANTES A BASE DE MICROORGANISMOS YA ESTÁN AMPARADOS POR LA LEGISLACIÓN ESPAÑOLA

Hasta ahora, los fertilizantes a base de microorganismos que se comercializaban en España estaban registrados en otros países. Pero desde que hace unos días entró en vigor el nuevo Real Decreto sobre productos fertilizantes, estos insumos ya están amparados por la legislación nacional. Ahora, además de producirse, registrarse y comercializarse en nuestro país, pueden obtener la marca CAAE de insumos utilizables en agricultura ecológica, siempre que se atenga a la normativa del sector. El uso de estos productos favorece la fertilidad natural de los suelos.

El pasado 7 de diciembre entró en vigor el RD 999/2017, de 24 de noviembre, por el que se modifica el RD 506/2013, de 28 de junio, sobre productos fertilizantes. La gran novedad de este Real Decreto es que incorpora dentro de la legislación nacional a los productos fertilizantes a base de microorganismos destinados a facilitar la disponibilidad de nutrientes para las plantas. En la formulación de estos fertilizantes solo podrán emplearse microorganismos que hayan demostrado que, solos o mezclados con un abono, estimulan los procesos biológicos de la planta mejorando la eficiencia en la absorción o en el uso de nutrientes, su tolerancia al estrés abiótico o la calidad de la cosecha.

Los productos especiales basados en microorganismos incluyen fertilizantes a base de micorrizas y fertilizantes a base de microorganismos no micorrícicos, y sólo podrán ser comercializados si previamente han sido inscritos en el Registro de productos fertilizantes de la Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios del MAPAMA.

El RD 999/2017 tiene importancia y relevancia para el sector de la producción ecológica, puesto que los productos a base de microorganismos pueden obtener la marca CAAE de insumos utilizables en agricultura ecológica, siempre y cuando las materias primas y procesos empleados en la formulación de los mismos sean acordes con los principios de los Reglamentos de la producción ecológica. El uso de estos insumos ecológicos potencia la fertilidad natural de los suelos, lo que se traduce en mejoras para el medio ambiente y, en concreto, en acciones eficaces contra el cambio climático, a través del incremento de la captura de carbono.

Visto 509 veces Modificado por última vez en Lunes, 11 Diciembre 2017 13:03