Vuelve a autorizarse el fosfato diamónico como atrayente en trampas

Los agricultores ecológicos pueden volver a utilizar el fosfato diamónico como atrayente en sistemas de trampeo masivo, gracias a una nueva modificación del reglamento 889/2008. La económica botella “tipo Olipe” con disolución de este compuesto, que CAAE está en disposición de certificar, volverá a ser una eficaz herramienta para los productores eco.

Una de las últimas modificaciones realizadas recientemente en el Reglamento 889/2008, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento 834/2007 (que regula la Producción Ecológica) consiste en volver a autorizar el fosfato diamónico como materia activa permitida para el trampeo masivo de insectos en agricultura ecológica.  Esto se traducirá en que este compuesto podrás volver a usarse en trampas como las populares y prácticas botellas “tipo Olipe”, utilizadas fundamentalmente para el control de la mosca del olivo.

La “trampa Olipe” es de fácil fabricación casera; se basa en una simple botella de plástico a la que se le hacen varios orificios de 5 milímetros en el tercio superior; este diámetro está especialmente medido para evitar la entrada de insectos beneficiosos, como crisopas o abejas. La disolución de fosfato diamónico se introduce en la botella con la intención de que actúe como atrayente alimenticio de las moscas, que una vez dentro no son capaces de salir, gracias a la transparencia del envase.

La eficaz trampa se conoce con el nombre de Olipe porque fue desarrollada por esta Cooperativa olivarera de la provincia de Córdoba a finales de los años 90, popularizándose rápidamente entre los agricultores ecológicos de olivar.